Viajes

Bono en el Pasadís del Pep

Pin
Send
Share
Send



Sin duda, es un ejemplo de la importancia del boca a boca y de la calidad de sus platos.

Sólo he estado una vez en el restaurante. Fuimos en familia con motivo de una serie de celebraciones y me sorprendió sentarme en la mesa y empezar a ver platos y más platos llegando a la mesa sin apenas haber visto el menú. Las copas de vino se rellenaban por arte magia y tras una buena hora de entrantes suculentos llegó el menú. Éste consistía en los platos del día con especial atención al marisco y al pescado. Absolutamente extraordinario aunque su precio -imbatible por su calidad- sólo admite una o un par de ocasiones al año.

En un lugar así, no me extrañaría que Bono acabara saliendo del local con la barriga llena y cantando Running to stand still…

Por cierto, sin reserva olvídate de entrar.

Pin
Send
Share
Send