Viajes

Visita a la Laboral de Gijón

Pin
Send
Share
Send


La vista del patio central desde la torre es espectacular.


La primera impresión que tuve al entrar es la de estar contemplando un palacete real -o presidencial- de otra época. No es sólo su tamaño, sino el porte señorial de los edificios que conforman el complejo. No en vano, una conocida cadena de hoteles compró una de las alas para hacer habitaciones de calidad 5 estrellas. Iba a ser el hotel más lujoso de Gijón pero la crisis abortó el intento por falta de capital. ¡Qué historia más nueva!.

La Laboral de Gijón llegó a ser el edificio más grande de toda España.

En su construcción trabajaron la friolera de 13.000 obreros y la levantaron sin usar cimientos sobre unos terrenos del Estado usando, como materia prima, roca sacada de canteras cercanas a Gijón.

Las dos características que llaman la atención al visitante nada más cruzar el arco de entrada son la grandiosa torre de 130 metros de altura y la iglesia, de planta elíptica (aunque parezca totalmente circular a primera vista).

Desde 1955 a 1979, la Laboral de Gijón estuvo admitiendo alumnos, generalmente de clase baja, para enseñarles el oficio de la carpintería del metal. Cada Laboral de España estaba dedicada a un oficio en concreto y la especialidad de la gijonesa estaba enfocada a la aplicación inmediata que se le podía dar a esta habilidad en sus astilleros portuarios.

No se pagaba nada por la matrícula y los chavales vivían en régimen de internado. Cuando pasamos a las cocinas pudimos ver la cantidad de objetos y artefactos acumulados durante tantos años. Algunos de los hornos, balanzas de alimentos, mezcladores y batidoras gigantes son dignas de museo.

El edificio circular es el convento de las hermanas Clarisas. Parece raro que sólo vivieran 23 monjas en algo tan grande.

Pin
Send
Share
Send