Viajes

Visita a La Antigua de Guatemala

Pin
Send
Share
Send


No fue La Antigua el nombre que le otorgó el emperador Carlos V cuando fue levantada por los españoles sino Santiago de los Caballeros de Guatemala. Sea cual fuere el nombre, el señorío y la belleza arquitectónica de la ciudad que fue capital del antiguo reino de Guatemala (que comprendía a los actuales Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica) es aún tangible a día de hoy. No en vano fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979.

Hoy en día La Antigua es una ciudad muy viva donde se mezclan los guatemaltecos -que se han marchado a vivir a unos kilómetros de allí por el precio imposible al que se han puesto las viviendas en la propia ciudad- con los turistas que están de paso o los estudiantes de español que se quedarán unos meses intentando aprender el idioma de Cervantes en un entorno de ensueño.

Precisamente éste es uno de los negocios que más ha florecido en La Antigua en las últimas décadas. Se ha convertido en el principal punto de todo Centroamérica para el aprendizaje del español. Muchos americanos y europeos, sobre todo jóvenes, compran unos paquetes que incluyen las clases y el alojamiento durante unos meses. Esto ha hecho que la escena nocturna también se haya visto beneficiada y puedas encontrar música en directo y terrazas con vida cualquier día de la semana.

Nosotros dejamos las cosas en el hotel y salimos en cuanto hubimos repuesto la energía con un buen almuerzo.

Pórtico de entrada a la iglesia franciscana donde descansan los restos del canario Pedro Betancur

Las adoquinadas calles de La Antigua estaban llenas de camionetas pick-ups, ya que era fin de semana y la proximidad a la capital de Guatemala (Ciudad de Guatemala) - a menos de 60 kms- hace que sea uno de los principales lugares a visitar en cualquier escapada corta. Recorrerlas es pasear por la historia de todo el país.

Este fue el tercer asentamiento de la capital tras dos intentos anteriores fallidos debidos a la guerra y los desastres naturales. También la naturaleza se cobraría un alto precio por permitir que los hombres habitaran estos dominios, y, en julio de 1773, un terremoto monstruoso redujo casi toda La Antigua a escombros. Numerosas réplicas hicieron que la ciudad fuera prácticamente abandonada y el desastre dejase unas cicatrices que aún siguen presentes a día de hoy.

Nuestra primera visita fue a una iglesia que está bien conservada, la dedicada a San Pedro de Betancur, un franciscano canario que dedicó su vida a los indígenas y pobres de Santiago de los Caballeros a mediados del siglo XVII. Pedro murió en la ciudad y tiene su Santuario del Santo Hermano Pedro, en el Templo de San Francisco. Un gran número de fieles hacía cola para rezar frente al sepulcro y unos cuantos compraban, en un pequeño quiosco apostado fuera, unas figuritas de cera representando diversas partes del cuerpo humano. La creencia es que si rezas y cuelgas la parte de tu cuerpo que quieres sanar en un lado del sepulcro, te recuperarás. Yo, por si acaso, compré una figurita con forma de pierna y entré a rezar unos minutos. Quién sabe, no soy creyente, pero el caso es que un mes después tenía nuevas opciones para el problema que arrastro en mi pierna derecha desde hace más de 12 años.

Interior del Convento de Santa Clara

Video: Antigua Guatemala, que hacer y como llegar a Guatemala (Marzo 2020).

Pin
Send
Share
Send