Viajes

Joya colonial y ocaso actual. Isla de Mozambique

Pin
Send
Share
Send


Restaurante en la parte Este de Isla de Mozambique

El gran navegante y aventurero portugués Vasco de Gama llegó 515 años antes que yo a Isla de Mozambique. En mi defensa debo decir que él salió mucho antes y no tuvo que coger 4 ó 5 buses y chapas (furgonetas colectivas con las que puedes recorrer todo Mozambique) por carreteras casi inexistentes. A su llegada a la isla, ésta se convirtió en el asentamiento europeo más antiguo del continente africano.

Los portugueses tomaron el relevo a los árabes y construyeron fuertes e iglesias de estilo manuelino. Isla de Mozambique se convirtió en un minúsculo lugar de floreciente economía. No en vano, era el punto de tránsito para las mercancías traficadas entre Asia y Europa. Especias, telas y abalorios hindúes se intercambiaban por oro, marfil y esclavos. Sería este último, y avergonzante, negocio el que daría nuevo impulso económico a la Isla después de un período de declinación de unos 100 años. Sin embargo, la independencia de Brasil (1822) -principal cliente en la venta de esclavos- y el traslado de la capital de Mozambique a Lourenço Marques (actual Maputo), fueron golpes de los que ya no se pudo recuperar.

Cuando llegué a Isla de Mozambique en la chapa que salió de Nampula me impactó la gran diferencia arquitectónica de las dos mitades en las que parece dividirse un lugar tan minúsculo. En sus 3 kilómetros de largo por 400 metros de ancho se pueden distinguir dos partes: las casas apiñadas, construidas con materiales precarios que destilan pobreza, de la parte Sur; y las casas y edificios coloniales de la parte Norte. Hay un factor común que el hecho de que fuera declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1991 parece no haber paliado: las casas de toda la isla parecen que se van a derrumbar de un momento a otro.

Tomando unas birras con Andy, el día de nuestra llegada a Isla

Nos bajamos de la chapa y nuestro nuevo amigo Andy -un rasta mozambiqueño al que habíamos conocido en Nampula- nos condujo a una pequeña casa de huéspedes situada en la zona Norte. Ophir y yo dejamos las cosas y salimos corriendo hacia la pequeña playa situada casi en la punta Norte de la Isla. El calor era insoportable y sólo podíamos pensar en sumergirnos en las azules aguas del Índico.

Justo al Norte de la playa parecía vigilarnos, imponente, la que fue la plaza fuerte austral más poderosa: La Fortaleza de San Sebastián (construido entre 1558 y 1620). No lo visitamos por dentro y nos limitamos a bañarnos en las aguas turquesas que rodean sus muros.

En la playa merodeaban dos o tres grupos de niños azarosos que nos miraban con una amplia sonrisa, esperando establecer una conversación que suponían imposible. Finalmente, tomaron la iniciativa y se nos acercaron parloteando en portugués. Sus caras se iluminaron con sorpresa y triunfo cuando vieron que yo hablaba su idioma. Desde ese día, los Niños Perdidos de Isla de Mozambique nos acompañarían en casi todo.

El vendedor de dulces en la playa. A lo lejos, la fortaleza de San Sebastián

Video: IDEAS sobre la musica colonial #6 HABÍA MÚSICA PROFANA EN LAS COLONIAS? (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send