Viajes

Un mirador, un castillo medieval y la leyenda del Taj Mahal de Barcelona

Pin
Send
Share
Send


Vistas a Barcelona desde el mirador de Torre Baró

El mirador y castillo de Torre Baró

Hay lugares en Barcelona que permanecen alejados de las rutas turísticas. Intactos persisten a los cambios que sufre el centro de la ciudad y a las hordas de viajeros que parecen hacer colas por amor al arte o comerse paellas mediocres a precios de bogavante incluido. Obviamente hay de todo.

El mirador de Torre Baró es uno de esos lugares. Alejado del centro de Barcelona, este enclave se encuentra muy cercano al lugar donde antiguamente se levantaba la Quinta Forca cuyo aspecto advertía en esa época a maleantes antes de entrar a la ciudad y que dio pie a la expresión de lejanía que hoy en día usamos en catalán.

Entre Trinitat Nova, Ciudad Meridiana y Vallbona, se levanta esta colina ribeteada con el llamado castillo de Torre Baró y un mirador con vistas privilegiadas a la ciudad de Barcelona y al valle del Besós. Nos encontramos en plena naturaleza, en uno de los vértices de la sierra de Collserola que separa la ciudad de Barcelona con las comarcas del interior.

Construcciones que pueden contemplarse en Torre Baró desde el castillo

La inmigración de la década de los sesenta motivó la auto construcción y las barracas. Aunque el ayuntamiento ya hizo un lavado de cara durante las últimas décadas, todavía podemos respirar un ambiente muy alejado de la habitual estampa que nos quieren hacer vender de Barcelona desde las instituciones. Muy cerca de los barrios donde más desahucios ocurren, donde el paro golpea más fuerte y muchos locales e inmigrantes se las apañan como mejor pueden, se levanta uno de los miradores más bonitos y menos adornados de la ciudad.

El mirador de Torre Baró se encuentra en la zona más al noreste de la ciudad, muy cercano al río Besos que delimita la frontera de la ciudad de las olimpiadas con la periferia que hasta hace bien poco ha estado omitida en los folletos turísticos.

Asimismo, en lo más alto de la colina el castillo de Torre Baró despliega una leyenda que el escritor David Izquierdo no dudó en catalogarla como el Taj Mahal de Barcelona. Para situarnos, debemos cambiar al emperador de la India que levantó ese gran monumento y expresión infinita de amor en Agra por el barón de Sivatte a inicios del siglo XX en Barcelona y una incipiente burguesía que buscaba los remedios de enfermedades incurables alejadas de las insalubres calles del centro de la ciudad, patas arriba con la construcción del Eixample.

Vistas a las montañas desde Torre Baró

Video: Construyendo un castillo medieval en tiempos modernos (Marzo 2020).

Pin
Send
Share
Send