Viajes

Viaje a Sudamérica: conclusiones

Pin
Send
Share
Send


Hace ya más de un año que regresé de mi viaje por el continente sudamericano y cuando miro hacia atrás me da la sensación de que fue ayer cuando aterricé en Madrid con bastantes kilos de menos en mi cuerpo y de más en experiencias.


Comencé la epopeya personal en Brasil y fue un gran acierto. Quizá es la mayor diferencia cultural que puedes encontrar en el continente, empezando por el idioma, pasando por la pasión por la fiesta y el pasarlo bien y acabando por sus exuberantes paisajes y calidez natural de su gente. Planeamos quedarnos allí unas cuatro semanas para no ir demasiado justos, pero Brasil te atrapa y el sentido del tiempo se desvanece. Pasé allí casi dos meses en total y aún me quedó por conocer casi tres cuartas partes de este país que se mueve a ritmo de samba, fútbol y caipiriñas. La vida caótica y nocturna de Río, el paraíso de Ilha Grande, el colonialismo de Paraty, el coloso industrial en Sao Paulo, la naturaleza salvaje y caimanes de El Pantanal, las cataratas más impactantes del Mundo en Foz do Iguazú, las playas, relajación y surf de Florianópolis, la belleza natural escondida de Guarda do Embaú, el europeísmo de Gramado. Brasil es un auténtico mosaico de culturas -japoneses, italianos, portugueses, alemanes… - que han creado un país maravilloso.

Después Uruguay, donde me sentí como en mi casa con los amigos y familia de un buen amigo uruguayo que aún sigue tomándose pintas conmigo en Dublín. Montevideo, la costa atlántica y Colonia del Sacramento fueron sólo un complemento a la gran experiencia personal que me llevé por la gente que conocí y disfruté por esas semanas.

Pin
Send
Share
Send