Viajes

Viaje a Karlstad y Värmland: safari de alces en Långberget

Pin
Send
Share
Send


El único ejemplar al que pudimos acercarnos algo más, se encontraba cerca del patio trasero de una casa. ©IsraelUbeda/Visitsweden

El gran Olaf hablándonos de los alces sobre el terreno.

Primero nos dio una breve charla en el restaurante del hotel. Nos explicaba que los alces son parecidos en peso a los toros españoles, llegando hasta los 600 kilos. Sin embargo, son bastante más altos y los hay que llegan a medir 2 metros en su punto más alto.

Se alimentan principalmente de los pinos en desarrollo de los bosques de la zona, impidiendo su crecimiento y convirtiéndose en un considerable dolor de cabeza para los magnates suecos de la industria maderera.

Aunque no son considerados como una plaga, sí que se emiten un limitado número de licencias para que los cazadores los abatan cada año. Según nuestro querido Olaf, en cierto modo es algo necesario. Él es un estudioso de estos animales y alquila su patente de caza a los numerosos turistas -principalmente alemanes- que se tiran todo el año esperando a que acabe el período de veda.

Javi (aka Marco Pantani) y yo subiéndonos a uno de las torretas de vigilancia de los cazadores de alces.

Pin
Send
Share
Send